Empresa compartida: cómo preservar una buena sociedad

Comparte tus responsabilidades con alguien que tenga tus mismos ideales para construir una empresa.

Ser dueño de una empresa es un proceso de crecimiento. Podrías ser completamente capaz de iniciarla solo, pero ¿qué pasa si deseas expandirla? En Hispanic Factor sabemos que llevar un proyecto al éxito no es tarea fácil, y que escoger a una persona de confianza a la cual delegar algunas actividades que requieran de atención especial y que tomen decisiones prácticas y efectivas, no es cualquier cosa.

 

No permitas que tu sistema se descontrole por pensar que debes hacerlo todo solo. Es posible encontrar a una o varias personas con disposición, capacidad, talento y que sean objetivas al tomar decisiones en conjunto. En esta entrada te explicamos cuáles son los puntos principales para escoger uno o más socios, hacer un buen trabajo juntos y en menor tiempo, y conservar la amistad.

 

El manejo del capital

Enfócate en compartir los gastos de la empresa de forma correspondiente y no involucres tu capital personal. Cuando inviertes tu propio dinero, estás dando parte de tu proyecto y tus ganancias. Ya sea información, recursos o propiedades las que estén en juego, si te pertenece, debes hacer lo posible por no involucrar ninguno de esos bienes en tus pagos para las deudas del negocio.

 

Si lo que necesitas es una persona que financie tu idea para poner en práctica tus habilidades empresariales o, al contrario, buscas ideas interesantes en las cuales invertir, deberías considerar crear contratos independientes y bastante precisos sobre las responsabilidades, gastos y ganancias que deben compartir en tu sociedad.

 

Acuerdos y límites

Una forma de evitar los problemas que, en ocasiones, se presentan al asumir las obligaciones de uno y las libertades de otro, es llegar a acuerdos claros y concisos entre todas las partes, y lo ideal es que se realicen en presencia de abogados. Esto aplica especialmente al momento de una disolución; y es que la idea de organizar las tareas y todo lo que implique la participación en el proyecto de manera legal antes de comenzar, es justamente que todo termine de manera positiva.

 

Recuerda que aun teniendo socios, todo negocio necesita un jefe. Puedes delegar trabajos importantes, pero si eres la persona más capacitada en tu trabajo, o tienes talento para liderar a tu equipo de trabajo, o eres el dueño y todas las decisiones deben pasar por ti, el porcentaje de tus obligaciones debe ser mayor que el de los demás.

 

Compromiso y valores

Busca personas que compartan tu visión y que tengan el mismo entusiasmo por el proyecto que quieres emprender. Una vez que se hayan aclarado las tareas y poderes de cada uno y conozcas sus cualidades, el siguiente paso es trabajar en mejorar la relación para enfrentar las crisis que se presenten sin pasar a problemas mayores.

 

Conversar sobre las expectativas de la vida y de lo que quieren lograr juntos en la empresa es la mejor manera de comenzar a conocerse y explorar los aspectos donde pueden complementarse, y así delimitar las responsabilidades de acuerdo a las facultades de cada quien.

Cuando trabajas con un socio, debes aprender a preservar tanto el negocio como la amistad.

Así como una amistad o un matrimonio, la comunicación entre la sociedad de una empresa es esencial para mantener una gestión óptima en el trabajo. Aprende más sobre el manejo de empresas, sobre darle inicio a un proyecto propio, manejo de crédito y sobre emigración a Estados Unidos aquí, en Hispanic Factor. Entra a nuestras redes sociales y comunícate con nosotros para más información.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

Los Errores más Comunes al Montar un Negocio

Además de comprar una casa, iniciar un negocio es una de las prioridades de los emprendedores que emigran a los EEUU. Tengas experiencia o no en el campo, alguna vez seguro has pensado en empezar tu propia empresa y tener ingresos fijos y de manera creciente a través del tiempo, o seguramente también has pensado en que es una buena herencia que puedes dejarle a tus hijos. Pero muchas veces, las personas no toman en cuenta todas las cosas que hay que pensar y hacer antes de tomar esta decisión. Por eso, nombraremos los errores más comunes que se cometen al emprender un negocio propio.

 

Tener sólo una “idea”: Una idea es tan solo el comienzo de emprender, la planificación es vital para todo negocio. Necesitas plasmar en papel todos los detalles del proyecto que quieres iniciar desde el principio hasta el final, incluyendo todo lo referente a la administración y preparándote para los imprevistos.

 

Gastar todo el capital de una vez: Tener el capital necesario para invertir en una empresa, no significa que debas gastarlo todo ya mismo. Al ser un negocio nuevo, puede que no tenga las ganancias que esperas y que genere pérdidas desde el comienzo. Por eso, la mejor opción es invertir una cantidad considerable para asegurarte de que tu negocio despegue, dejando una parte del capital para gastos, compras, nóminas o cualquier deuda pendiente.

 

No investigar lo suficiente: Muchas veces, el emprendedor se deja llevar por la emoción, convenciéndose de que su idea cambiará el mundo, sin saber que actualmente es tan fácil montar cualquier tipo de empresas y, en varias oportunidades, olvidándose de indagar sobre la competencia, la estructura de costos, la demanda y la ganancia. Detente un poco y asesórate con gente experta en el área del negocio que estás decidido a montar.

 

Confundir la caja de la empresa con tu bolsillo: La caja de la empresa está ahí para cumplir con las obligaciones financieras que se puedan presentar en tu negocio. Al principio, es difícil entenderlo, ya que después de todo es tu empresa, pero quitarle los fondos a tu proyecto es un error muy común y el que más peso tiene, ya que tu negocio no podrá efectuar pagos o expandirse, llevándote así al fracaso.

 

No ser cuidadoso al momento de emplear: Los empleados son una parte muy importante de tu empresa, pues de ellos dependerá el avance o retroceso de la misma. Por eso, debes tomarte el tiempo necesario para estudiarlos a cada uno y determinar si son aptos para el empleo o no. Recuerda que en la etapa inicial de tu negocio, necesitas gente capacitada para realizar más de una tarea.

Debes actuar de manera premeditada y asegurarte de que tu negocio tiene buenos beneficios de manera periódica antes de expandirte. ¿Buscas más información para emprender una compañía en los EEUU? Puedes contactar a Hispanic Factor, ellos te brindarán la asesoría necesaria para iniciarte económicamente en el país de las oportunidades. ¡No es imposible, sólo necesitas un poco de ayuda!

Evitar es una manera de prevenir. Prevenir en un negocio es avanzar.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Telefono: (786) 356-7095

Hispanicfactor.org

Liquidez vs. Inversión: El Gran Dilema

Tanto empresas como personas naturales se encuentran con esta duda al menos una vez en la vida. Es un dilema difícil de resolver, ya que aunque puedan ser compatibles, una cantidad determinada de dinero no se puede tener líquida e invertida a la misma vez. Es por eso que debe colocarse en la balanza de los pros y contras de cada opción y escoger la más conveniente.

 

Primero, se debe tener claro que la liquidez no es más que el dinero que se dispone en determinado momento, que está disponible para hacer distintas transacciones y forma parte del capital. No solamente es dinero, también pueden ser bienes que se pueden vender rápidamente y en cualquier momento y que aún así, mantengan su valor.

 

El propósito fundamental de la liquidez es el de cumplir con obligaciones puntuales y a corto plazo que se puedan presentar en un tiempo estimado.

 

Por otra parte, la inversión es lo contrario a la liquidez y van inversamente proporcionales. Pues cuando se dispone del capital suficiente para realizar una inversión, se debe renunciar a la liquidez.

 

Una inversión consiste en destinar una cantidad de dinero a un proyecto, esperando que este genere ingresos en forma creciente. Puede estar destinada a corto o largo plazo y la meta es que solo se obtengan beneficios.

 

Cualquier persona o empresa puede poseer muchos bienes activos como viviendas, automóviles o acciones y, aún así, no poderle hacer frente a un pago por mínimo que sea al no disponer de la liquidez necesaria. De la misma manera, cuando se es solvente pero no se dispone de liquidez monetaria, los préstamos son una alternativa fija para hacer frente a esas necesidades, trayendo así más gastos.

 

Así mismo, para que una inversión sea rentable, debe generar intereses mayores a la inflación para ese momento.

Es posible que veas negativo renunciar a la liquidez, pues en muchos casos invertir resulta en la posibilidad de perder parte monetaria. La mejor opción es arriesgarse a dar ese paso, pero para ello debes estar sumamente informado en cuanto a las mejores opciones en negocios para invertir, las facilidades de financiamiento y posiblemente la ayuda de una entidad bancaria. En Hispanic Factor pueden brindarte la ayuda necesaria si tienes como meta invertir en los EEUU. Solo debes contactarlos y dejar que su equipo de atención personalizada te dé a conocer las mejores alternativas para que crezcas económicamente en el país de las oportunidades. ¡Contáctalos!

Arriesgarse es el primer escalón que debemos subir para el crecimiento económico.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

Hispanicfactor.org

Síguenos