5 Tips para que tu Vida Universitaria Resulte más Económica

La universidad es la etapa más importante de la vida, pues es aquí donde aprendes las lecciones que te servirán para tu carrera como profesional el resto de la vida. Pero como es la más importante, también resulta ser la más costosa. Entre libros, copias, salidas a fiestas, entre otros, resulta ser más caro de lo que esperabas. Pero para todo hay solución, así que lee este artículo y sigue estos sencillos tips que harán más fácil esta etapa de tu vida.

  1. Considera el subsidio: Sabemos que todo universitario tiene gastos un tanto innecesarios de vez en cuando: Comida chatarra, compras compulsivas de ropa y accesorios y otros objetos que, de verdad, no son tan esenciales. Por esto, un subsidio  resulta una buena idea, ¿no es así? Al inicio de cada mes, separa la cantidad de dinero en efectivo que consideres aceptable para esos “caprichos”, cuidando que no interfiera con el dinero destinado para tus gastos estudiantiles. La idea es que no uses tarjetas de crédito o débito para estos gastos y que logres controlarlos según tus posibilidades económicas. Date un gusto, pero limitado.
  2. Haz listas: No vayas al supermercado sin un plan de compras. Averigua lo que quieres y resulta primordial para la comida, para que no termines llenando el carro de compras con galletas y dulces. Esto, además, es una estrategia para comprar comida saludable. Esto aplica para los artículos de uso personal y con la ropa que deseas comprar o que en realidad necesitas.
  3. Busca librerías económicas: Comprar libros en la tienda de la universidad es, generalmente, muy caro. Primero, consulta con tu profesor si permite usar una edición anterior del libro o si hay alternativas de editoriales. Actualmente, existen tiendas en línea o grupos en redes sociales en los que puedes encontrar el libro que buscas a precios considerablemente más económicos. También, aprovecha para darte una vuelta por la ciudad y buscar librerías baratas y asistir a ferias de libros.
  4. Separa tu dinero: Toda persona tiene gastos fijos mensuales, por ejemplo: artículos personales y de limpieza, gastos del hogar, libros, comida, entre otros. Calcula el gasto aproximado y guarda el efectivo, por separado, en un lugar seguro y no toques esos fondos a menos que sea una emergencia. Hay gastos que no serán los mismos cada mes, por lo que si dejas acumular tus fondos guardados, después de un tiempo tendrás dinero ahorrado para gustos, inversiones y emergencias.
  5. Consigue un trabajo de medio tiempo: Así tengas o no la necesidad de trabajar, esta es muy buena alternativa para tener más ahorros destinados para ocio y emergencias. Un empleo de medio tiempo o menos que eso, preferiblemente cerca del campus de tu universidad o relacionado a tu carrera, te permitirá cubrir con gastos realmente necesarios. Eso sí, el trabajo no debe interferir con tus clases y mucho menos hacer que descuides tus asignaciones.

Enfocarte en tus calificaciones es muy importante, ya que esto te ayudará a tener un currículo más apto para conseguir trabajo. Si necesitas ayuda en tu recorrido por la universidad, te recomendamos que contactes a Hispanic Factor, una empresa que pone a tu disposición un grupo de personas capacitadas para brindar atención personalizada a hispanos en los EEUU. ¿Qué esperas para crecer en este país?

Los gastos de la universidad no tienen por qué ser una pesadilla. Todo es cuestión de organizarse.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Telefono: 1 800 991 0940

Fax: 1 800 650 3298

Hispanicfactor.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 3 =