Conoce el presupuesto frugal

Constantemente, nos encontramos en la búsqueda de diferentes opciones para cuidar de nuestro dinero, pues las finanzas son muy importantes para el futuro de nuestra familia. De aquí la importancia de evaluar cada gasto y tomar decisiones en pro de la estabilidad del bolsillo. Hoy queremos contarte acerca del presupuesto frugal, en qué puede beneficiarte y cómo puedes construirlo. ¡No te lo pierdas!

¿Qué significa ser frugal?

Se trata llevar un estilo de vida centrado en evitar el desperdicio de recursos. Para muchos, es un concepto que va de la mano con ser minimalista: con pocos gastos, pero logrando cada objetivo personal. Sin embargo, puede reflejarse de diferentes maneras. Algunos prefieren solamente comprar ropa en descuento, otros usar bombillos ahorradores o hacer manualidades que cumplan una función específica.

Muchas personas no están de acuerdo con el concepto y lo que representa, consideran que es una pérdida de tiempo y sólo te limita de las cosas que quieres vivir. Además, opinan que se usa para ahorrar dinero y no piensan en el medioambiente.

Aunque tu intención sea una o la otra, procura fijarte en ambas percepciones.

¿Por qué hacer un presupuesto frugal?

El estilo de vida frugal responde a administrarnos mejor y evitar despilfarrar (aplica para dinero y recursos). Además, te aporta ciertas ventajas:

Puedes ahorrar dinero. Al modificar tu forma de consumir productos y servicios, verás un cambio reflejado en tu cuenta bancaria.

Tendrás mayor conciencia acerca de tus gastos. Evaluarás con mayor detalle cada inversión y lo pensarás dos veces antes de gastar en algo innecesario.

Te volverás más creativo y analítico. Al buscar opciones para ahorrar, te pasarán mil ideas por la cabeza y terminarás con una lluvia de ideas impresionante.

¿Cómo construir un presupuesto frugal? 

La elaboración de un presupuesto te ayudará a organizarte mejor y cumplir tus objetivos de resguardo de dinero y recursos. Necesitarás facturas de compra y una calculadora, si no eres muy amante de las matemáticas.

Primero que nada, debes realizar una enumeración de tus gastos habituales durante el mes. Gastos fijos y gastos que podrían variar. Seguidamente, calcula el total de tus ingresos. Luego resta las ganancias. Ahora resta tus gastos mensuales de las ganancias. Acá obtendrás un cálculo del monto disponible luego de finalizar cada mes. 

Es posible que la cifra final no sea prometedora. En este caso, vuelve a revisar el cálculo y empieza a reducir gastos, ¿cuáles son realmente necesarios? También puedes sustituir uno por otro menor: por ejemplo, si te trasladas en taxi a diario, podrías probar con el monto de viajar en bus. ¿Cuánto te ahorrarás?

Llegó el momento de proyectar tus siguientes objetivos financieros, ¿en qué quieres invertir que genere ganancias a corto o largo plazo? Si aún no tienes esa cantidad disponible, vuelve a revisar tu presupuesto y elimina otros gastos. La idea es que tu futuro se vea influenciado de manera positiva por estos cambios y empieces a ver frutos.

¿Te animas a ponerlo en práctica? ¡Luego nos cuentas cómo te fue!

Ahorro

Aprender a tener esta clase de presupuesto será de mucha ayuda.

______________________________________________________________

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

5 gastos innecesarios que debes evitar al viajar

Cuando queremos despejarnos, salir de la rutina y descansar, la opción inmediata es planificar un viaje recreativo. En principio, revisamos las posibles opciones, tiempo y, por supuesto, el presupuesto disponible. El problema radica en que no contemplamos cuáles son los gastos innecesarios y cómo evitarlos. Hoy hablaremos de un tema muy importante para nuestras finanzas.

Cuidando el bolsillo

Es normal que al salir de la ciudad queramos disfrutar a lo grande, darnos todos los lujos y no escatimar en gastos. Sin embargo, es recomendable cuidar de nuestra economía en todo momento. Aun cuando sean días de disfrute, debemos mantenernos conscientes de cada inversión y evitar compras eufóricas. Nos referimos a esas adquisiciones que hacemos en determinado momento pero, luego, nos parecen una pérdida de dinero.

5 gastos innecesarios

Comprar demasiados regalos. Es normal que, al salir de viaje, queramos comprar recuerdos para todos nuestros familiares y amigos. No obstante, debemos cuidar los gastos durante todo el recorrido. Si decides llevar algunos obsequios, procura inclinarte por cosas vitales y que realmente sean de utilidad. Por otro lado, cuida el peso de cada paquete, recuerda que será pesado en el aeropuerto y, quizás, debas pagar sobrepeso.

Engaños comerciales. En este punto, nos referimos a esas inversiones que pudieron evitarse si se es precavido y se usa la intuición. Es muy común que diferentes agencias turísticas y cadenas hoteleras nos inviten a “probar” sus servicios. Generalmente, ofrecen un día entero en algún complejo, visitas guiadas o almuerzos “por su cuenta”. Recuerda siempre cuál es su intención: vender. La mayoría no dan sin querer recibir algo a cambio; por lo menos, un poco de tu tiempo para conocer sobre sus planes de financiamiento. Si realmente no tienes algún interés en su negocio, terminarás perdiendo tiempo de tu itinerario. Además, en muchos de los casos se termina pagando por uno u otro motivo (los beneficios que no estaban incluidos).

Gastos telefónicos. Si, eventualmente, vas a necesitar navegar en internet, revisa si el hotel tiene servicio de wifi. De esta manera, evitarás el cobro de datos móviles en territorio internacional (en caso de salir de tu país de residencia). También puedes consultar con tu compañía proveedora y revisar si poseen planes para estas situaciones; o adquirir una línea temporal. Verifica las opciones e inclínate por la más cómoda y económica.

Olvidar objetos importantes en casa. Esto puede ser un verdadero dolor de cabeza y un gasto innecesario, desde el ángulo que se vea. Haz un listado antes de organizar tus maletas y evita dejar cosas importantes. Los cargadores, baterías para cámaras, cepillos de diente o utensilios personales son infalibles en tu viaje. ¡Asegúrate de llevarlos!

Reservar tarde. Si ya sabes cuál será tu destino y fecha de viaje, revisa las ofertas y haz tu reserva. Si lo pasas por alto, terminarás pagando más por traslado y hospedaje. También es conveniente tomar en cuenta las temporadas bajas, en donde los costos disminuyen. Toma medidas y ahorra dinero.

Tampoco es conveniente llevar todas tus tarjetas de crédito o tu dinero disponible; así tendrás un ahorro seguro para cuando vuelvas. Recuerda que al evitar gastos innecesarios, estarás siendo consciente de tu cuenta bancaria y, quizás, guardando para futuros paseos. No se trata de ser avaros, pero sí de cuidar nuestras finanzas. ¡Feliz viaje!

Mujer haciendo compras

Evita llevar todos tus ahorros al viaje. ¡No gastes todo el dinero!

______________________________________________________________

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

Síguenos