Lo que no debes y debes hacer con tu tarjeta de crédito

Tarjeta de crédito.
En esta entrada de Hispanic Factor, te contaremos todo lo que debes saber sobre tu tarjeta de crédito y cómo usarla.

Algunas personas dicen que usar una tarjeta de crédito resulta contraproducente si se desea mantener un esta financiero equilibrado. Creer eso es un error, ya que cuando sabes cómo administrar tu crédito de forma correcta, descubres que es un excelente apoyo económico para comprar cosas que quieres o necesitas en ese preciso momento. Por otro lado, la forma en que uses tu tarjeta de crédito es lo que realmente determinará que sea beneficioso o no para ti, así que hoy, en Hispanic Factor te hablaremos de algunos de los errores más comunes y qué hacer para enmendarlos.

La tarjeta de crédito: una gran responsabilidad

Es cierto que una tarjeta de crédito no es precisamente un artículo de primera necesidad, pero sí presta soluciones inmediatas a compras que debas hacer en ese instante. Para comprar antojos, para ir construyendo una vida crediticia o para aprovechar los beneficios de los programas de fidelización: sea cual sea la razón por la que adquieras una tarjeta de crédito, lo importante es que sepas cómo usarla. A continuación, te diremos lo que no debes hacer, el por qué y qué puedes hacer para corregirlo.

Tener muchas tarjetas de crédito

¡No te compliques la vida! Es muy difícil que sea económicamente positivo el tener una tarjeta de crédito para cada situación. Si tienes entre tres a seis tarjetas, debes ser una persona extremadamente ordenada para llevar las cuentas correctas y al día, y además no usarlas con mucha frecuencia. Lo ideal es contar con máximo dos de ellas. De esta forma llevarás un registro adecuado de las cuotas que debes pagar y te pondrás límites a la hora de utilizar tu crédito para hacer compras.

Compartir el número de tu tarjeta de crédito

Nunca divulgues tu información personal en redes sociales ni respondas mensajes solicitando tus códigos de documentación privada, ya que podría tratarse de una estafa y terminarías siendo una víctima más de los fraudes financieros. Tus datos son solo tuyos, y si es necesario, puedes compartirlo solo con personas de confianza, como tu pareja o familiares que sean prudentes con respecto a este particular.

Usar la TDC sin entender cómo funcionan los intereses

Es lógico que usar dinero que no es tuyo, tenga su costo. La terminología del mundo económico puede ser un poco complicada, sin embargo, es fundamental que conozcas algunas de las palabras más usadas. Por lo general, cuando el banco te ofrece una tarjeta de crédito, las tasas de interés son bastante bajas, pero esto puede variar con el tiempo y dependiendo del flujo de tu dinero en las cuentas. ¿Cuál es la solución? Contactar a un asesor del ente bancario al que pertenezcas y pedirle que te explique detalladamente de qué forma funciona la tasa de interés de tu TDC.

Exceder el límite de tu crédito mensual

Si no eres precavido con tus transacciones, éstas son reportadas a tu o tus bancos. Es por ello que la autodisciplina para tener una tarjeta de crédito es esencial. Las instituciones financieras tienden a dejar un pequeño margen adicional a la cifra límite que indican en el crédito, pero sigue siendo bastante riesgoso para tus futuras finanzas si llevas tus deudas hasta ese punto. Algunos bancos, incluso, pueden agregar otro porcentaje al cobro mensual si llegas al extremo o lo sobrepasas. No manches tu historial crediticio de esta forma y controla tus impulsos.

Cancelar la suscripción a tu TDC

Es un comportamiento totalmente normal el querer pagar toda la deuda de tu tarjeta de crédito y desaparecerla, sin embargo, no te ayuda a fortalecer tu estado financiero. Tener un crédito para compras al instante es bastante beneficioso, efectivo y útil para muchas situaciones, en especial las de emergencia. Lo importante es que aprender a usarla y a informarte lo más que puedas sobre la variación de tus cuotas. Solo así podrás llevar un registro correcto y hacer los pagos necesarios para estar solvente.

Hombre pensando.
Con estos consejos descubrirás todo lo que debes hacer y lo que no con tu tarjeta de crédito. ¡Sigue aprendiendo con Hispanic Factor!

Si te ha parecido útil esta información, no dudes en compartirla con tus amigos. También puedes seguir a Hispanic Factor a través del blog y las redes sociales para aprender esto y mucho más sobre las herramientas que tienes para construir un historial de crédito positivo y enriquecedor para tu futuro financiero. Si deseas entrar en contacto con Hispanic Factor para una asesoría personalizada, llama ya al número telefónico que se encuentra al final de la entrada.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

Tu crédito: tipos y beneficios de cada uno

Pareja de compras
No tiene que ser solamente uno. Hay muchos tipos de créditos que puedes solicitar de acuerdo a tus ingresos y egresos.

Trazarnos metas en la vida y no descansar hasta lograrlas es parte de la vida, y una de las claves principales para ello es aprender a administrar nuestro tiempo y dinero. Seguro te has podido dar cuenta de que, a pesar de que ganes un buen sueldo, hay situaciones en las que el efectivo no es suficiente para financiar completamente lo que quieres comprar, como una casa, un carro o comenzar un negocio propio.

 

Es por eso que existe el crédito. El crédito y sus diversos usos se han convertido en una herramienta que permite a muchos alcanzar sus sueños, siempre y cuando sepan cómo gestionarlo. En esta nueva entrada de Hispanic Factor, te hablaremos sobre los tipos de créditos que existen para cada situación y sobre los beneficios de utilizarlos para costear tu futuro y el de tu familia.

El crédito: administrando tu futuro

Cuando solicitas un préstamo o crédito a una entidad bancaria, lo haces con la condición de que te comprometes a pagar la totalidad del mismo en un plazo determinado y agregando una tasa de interés impuesta por el banco. Los préstamos suelen ser bastante útiles para hacer inversiones para el futuro, sobre todo si quieres formar una familia o tienes grandes planes para formar una empresa por tu cuenta. Lo mejor de todo es que existen diferentes tipos de préstamo, que son estructurados para necesidades específicas, y acá te los mostramos.

Crédito por consumo

Todos los créditos se usan para pagar bienes o servicios que no podemos cubrir con el dinero en efectivo, pero el objetivo del préstamo de consumo es saldar gastos personales, a corto plazo y sin fijar un destino obligatorio. Hay tres tipos principales de recursos para disfrutar de los beneficios de este crédito:

El crédito personal

El crédito personal se caracteriza por no estar estructurado a un fin determinado. Es decir, puedes solicitarlo sin tener que dar mayores explicaciones al ente financiero y puedes usarlo para diferentes cosas, como inversiones, viajes o construcciones. Lo ideal es que lo solicites luego de que diseñes tu presupuesto tomando en cuenta tus ingresos y gastos fijos, de esta forma las cuotas de interés mensual para el pago del préstamo no te tomarán por sorpresa.

La tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es perfecta para cuando necesitas hacer compras pequeñas, pero de manera inmediata. Si no dispones del dinero en efectivo en ese preciso momento, pero sabes que al final de tu quincena lo tendrás, puedes usar tu tarjeta de crédito para realizar la compra. Es importante recordar que usar la tarjeta de forma inconsciente te generará altos niveles de deuda, así que evita usarla para hacer todas tus compras o para emergencias.

El préstamo de nómina

El crédito de nómina también es un préstamo de libre consumo y es bastante parecido al crédito personal, solo que en este caso la institución requiere estar al tanto de tu pago de nómina quincenal. Esto se debe a que por medio de un procedimiento ejecutado por la misma institución, se calculará la cantidad de crédito que te corresponde.

Crédito ABCD (Adquisición de Bienes de Consumo Duradero)

Por otro lado, el propósito de la obtención del crédito ABCD está ligado a la adquisición de bienes a largo plazo. Los lineamientos de pago tienden a ser un poco más flexibles que los anteriores, debido a que al comprar estos bienes, por lo general se mueven grandes cantidades de dinero. Este tipo de préstamo tiene que ver con la compra de inmuebles, automóviles o locales para establecer una empresa:  

El crédito hipotecario

Este es, sin lugar a dudas, uno de los préstamos más importantes de nuestra vida. Corresponde a todo lo que es el proceso de adquirir una casa, un departamento, en fin, el lugar donde vas a establecerte para formar una familia. Muchos entes financieros exigen el 10% del precio del inmueble por adelantado, pero esto puede variar dependiendo de la institución bancaria, del acuerdo al que se llegue entre las dos partes y de las ganancias que obtengas al hacer inversiones, si es que las haces, por supuesto.

El crédito empresarial

El crédito empresarial es perfecto para todos aquellos proyectos que están a punto de despegar. Es el préstamo que mejor se adapta a las necesidades del cliente, ya que los contratos son estudiados y personalizados por contadores y abogados para tomar decisiones asertivas, además de tener un bajo costo, como los microcréditos. Con el crédito empresarial pueden financiarse los dos elementos fundamentales de un negocio: el avío y la maquinaria.

  • El crédito de avío o de habilitación, cubre los gastos relacionados a la compra de materia prima, insumos, salarios, y todo lo implicado para que la actividad y producción de la empresa sea 100% efectiva.
  • El crédito refaccionario o de maquinaria está enfocado específicamente a la adquisición de maquinarias, otros inmuebles para el local e incluso para reparación de las instalaciones de la compañía.

Crédito automotriz

Comprar un automóvil no puede considerarse como una inversión a largo plazo, ya que su tiempo de vida funcional (sin tomar en cuenta repuestos ni reparaciones) puede ir de uno a tres años aproximadamente. Este préstamo puede ser otorgado por entidades bancarias o agencias automotrices, independientemente de que al auto sea nuevo o usado. Las cuotas crediticias de los autos también pueden ser bastante flexibles. De acuerdo al banco, podrías pagar la totalidad del préstamo entre uno o dos años.

Hipoteca, hogar
Al tener más conocimiento sobre los tipos de créditos que existen se te hará más fácil decidir cuál solicitar y con qué fin.

¿Te pareció útil esta información? ¿Qué tipos de créditos estás utilizando actualmente? Sigue a Hispanic Factor a través del blog y las redes sociales para mantenerte informado sobre cómo administrar tu crédito sabiamente, cómo emprender un negocio y cómo empezar a organizarte si planeas residenciarte en Estados Unidos. Si necesitas una asesoría financiera personalizada, llama ya al número telefónico que se encuentra al final de la entrada y confía en el servicio de Hispanic Factor para solucionar tus problemas financieros.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

IRS: los riesgos que puedes correr al no pagar tus impuestos

Calculadora
Hispanic Factor te cuenta qué sucede cuando no pagas a tiempo tus impuestos y qué puedes hacer para el pago de las multas.

Todos los países tienen sus sistemas de cobranza relacionados a los impuestos. Si estás residenciado en Estados Unidos, lo más probable es que ya hayas escuchado sobre el requerimiento de hacer la declaración federal y gratuita de impuestos una vez cada año. Si no lo habías escuchado antes, pero tienes planificado irte a vivir a esta nación, lo más recomendable es que prestes mucha atención a la información que Hispanic Factor tiene para ti sobre las consecuencias de no pagar tus impuestos a tiempo.

¿Qué es la IRS?

La declaración federal de los impuestos es un procedimiento manejado principalmente por el Departamento Del Tesoro de Estados Unidos. La IRS (o la agencia federal Internal Revenue Service) es la agencia que trabaja directamente con la recaudación de los impuestos o con la adjudicación de multas por la falta de pago de los impuestos. Por supuesto, todo dependerá de la naturaleza de la situación. Este proceso debe realizarse una vez al año, por lo que tiene una fecha límite para hacer dichas declaraciones.

¿Por qué se aplican las multas?

Los multas pueden ocurrir por dos circunstancias distintas: por no hacer tus declaraciones de impuestos a su debido momento, o por no pagar los impuestos. Por supuesto, cada infracción tiene un valor diferente y de acuerdo a la situación financiera y personal del individuo. Para ser más específicos: si la persona no pagó sus impuestos porque no tenía dinero suficiente para pagar lo que debe, será un precio definido. Sin embargo, si la persona no declaró sus impuestos porque no sabía cómo hacerlo, (o que tenía que hacerlo) sigue habiendo una deuda, pero viene siendo un poco más accesible que la anterior.

¿Qué tipos de multas cobra la IRS?

De las dos principales razones mencionadas anteriormente, se desglosan motivos de multas más específicas:

  • Multa por no presentar la totalidad de los impuestos.
  • Multa por presentar la declaración de impuestos luego de la fecha límite.
  • Multa por no pagar la deuda de los impuestos.
  • Multa por no pagar la deuda de los impuestos en su totalidad.
  • Multa por cualquier combinación de éstas razones.

 

La penalización por no presentar la declaración de impuestos puede llegar a ser diez veces más grande que por pagar las deudas tarde, por lo que debes informarte lo mejor que puedas sobre este tema. Para más información, puedes dirigirte a la página de la IRS en español.

¿Cuál es la cantidad para cada multa de la IRS?

Por ser diferentes situaciones, es normal que los valores de cada sanción varíen, y en este caso, las multas se manejan por medio de porcentajes con respecto a su salario. Si en ese momento no tiene trabajo, lo mejor es que solicite la asistencia de un asesor con experiencia en este tipo de situaciones.

  • Si presentaste tu declaración de impuestos a más de 60 días de la fecha designada, la multa será, como mínimo, de 135$ o el 100% del dinero que deba.
  • Si no presentaste los impuestos y tampoco los pagaste (ese año), la deuda será de un 5% mensual por todo el año.
  • Si no pagaste los impuestos, pero sí presentaste la declaración de tus impuestos, la deuda será entre 0.5% y 5% del total de la deuda por mes.
  • Al solicitar una extensión de pago y debitar el 90% o más de la deuda que tenías pendiente, no te cobrarán la multa.
  • Por presentar los impuestos tarde, la penalización puede ir del 5% al 25% mensual.
  • Por otro lado, si ibas a recibir una devolución por alguna situación aislada, pero tardaste 3 años o más en presentar tu declaración de impuestos, tu dinero se convertirá en propiedad de Estados Unidos.

¿Cuáles son las consecuencias de no pagar tus impuestos?

Es importante aclara que, el hecho de que no presentes la declaración de tus impuestos, no implica que la IRS no sepa que debes dinero al Departamento Del Tesoro de Estados Unidos. Ellos poseen toda la información que necesitan sobre los trámites, compras y negociaciones que realizan los norteamericanos, y si no has pagado ni hecho la declaración, solo es cuestión de tiempo para que se comuniquen contigo. La IRS tiene la capacidad de:

  • Congelar tus cuentas bancarias.
  • Hipotecar tus inmuebles (casa, automóvil, etc).
  • Embargar tu sueldo.
  • Embargar los beneficios que has adquirido, como el seguro social, segundos créditos, etc.
Escribiendo en la computadora
A veces no se tiene el dinero suficiente para pagar los impuestos y puedes recibir una multa. Aquí te hablas sobre el proceso y cómo llevarlo

Siempre que tengas dudas sobre cómo administrar tu dinero o no sepas llevar un control sobre tus deudas, apóyate en un experto en finanzas y visita a Hispanic Factor a través de sus redes sociales y blog. Para obtener información especializada sobre los impuestos, el manejo de tu crédito o sobre la emigración a Estados Unidos, te recomendamos llamar directamente a Hispanic Factor. No pierdas la oportunidad de tomar el control de tus finanzas con la ayuda de una empresa profesional, ¡llama ya!

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

¡7 consecuencias fatales por no pagar tu crédito!

Las constantes notificaciones de tu saldo deudor y el martillo de tus acreditadores, pueden provocarte muchos dolores de cabeza

El verdadero y único problema con las deudas es no pagarlas a tiempo, y cuando una persona dice no tener dinero generalmente es por dos razones: que no desarrolla un presupuesto correcto al momento de adquirir bienes, o no hace un balance equilibrado entre el sueldo que gana, sus deudas y lo que necesita para tener una buena calidad de vida (si su sueldo cubre sus necesidades). En esta entrada de Hispanic Factor no queremos asustarte, sino advertirte sobre las graves consecuencias que puedes experimentar si no te organizas y no pagas tu crédito a tiempo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué ocurre al no tener una administración adecuada?

Saber administrarse monetariamente no es un trabajo sencillo, pero tampoco significa que sea imposible de lograr. El balance de tu presupuesto siempre se refleja en el estado de tu crédito. Es decir, si llevas tus pagos al día, tu historial crediticio tendrá un saldo positivo y tendrás más oportunidades de optar por los beneficios que ofrezca el ente bancario, pero si debes mucho en tu crédito y no estás ni cerca de pagar la mitad de lo que debes, necesitas con urgencia asesoría para mejorar tu historial, ya que enfrentarás ciertos problemas en el camino.

Para que conozcas todo lo que podría suceder si descuidas los pagos y te atrasas demasiado, hemos elaborado una lista de las 7 consecuencias más negativas de vivir con un saldo deudor en tu crédito. ¡Lee atentamente y haz lo posible por evitarlos!

1. Un historial crediticio irresponsable

Es cosa de lógica. El dinero que se te ha prestado pertenece a otros clientes, que al igual que tú, confían en el servicio de la entidad bancaria y en el sentido de responsabilidad de los demás clientes. El banco presta con la garantía de que el dinero será devuelto en su totalidad y con intereses, por lo tanto, si dejas de pagar, alguien debe cubrir el dinero para no afectar al resto de los usuarios.

A raíz de esta situación, vas generando una mala reputación en tu historial de crédito, que al mismo tiempo hace que el banco y otras instituciones prestamistas condicionen tus pagos y te prohíban utilizar muchos de los beneficios que brindan a personas que sí son responsables con sus pagos y se mantienen al día.

2. Tendrás que pagar intereses por la demora

Es una manera de recuperarte, pero debido al atraso tendrás que pagar un porcentaje mucho más alto de lo que ya debías pagar por los intereses del préstamo. Estos intereses se irán acumulando y se convertirán en una bola de nieve, lo que puede representar un fuerte problema para tus finanzas personales si ya tu salario es bastante justo. Pedir un segundo préstamo para pagar el primero tampoco es una decisión que debas tomar de buenas a primeras. Asesórate con un abogado o un asesor de tu mismo banco para encontrar la mejor solución.

3. Tus bienes pueden ser embargados

Este dato es importante. Por si no lo sabías, una persona que pide un préstamo o hipoteca coloca en garantía todos los bienes que posee, tanto presentes como futuros. Y en el caso de tener una deuda muy prolongada, el juez puede dictaminar que todos esos bienes pasen a ser propiedad del ente bancario. Esto incluye casa, automóvil, cuentas bancarias, parte de la nómina, la pensión, entre otras cosas.

4. Serías perseguido por los departamentos de cobranza

Es posible que experimentes situaciones de mucha vergüenza se le debes mucho dinero a los acreedores, ya que son personas que literalmente te acosan para que saldes tu deuda. Pueden llegar a molestarte en tu trabajo, frente a tus familiares, de día o de noche y en los momentos más inoportunos. Esto también puede generarte una mala reputación entre tus familiares y amigos.

5. Olvídate de nuevos créditos

El negocio o banco que te hacía préstamos dejará de hacerlo a menos que te pongas al corriente. Si es más de un mes (que es lo que ocurre en muchas entidades bancarias en cuanto a su proceso crediticio), es probable que las restricciones a los beneficios sean aún mayores y críticos para la situación por la que estás pasando. Este plazo de espera puede variar entre 3 y 6 meses.

6. Vivir intranquilo y nervioso

¿Creías que esta ansiedad solo iba a afectar a tu bolsillo? Las preocupaciones de cómo pagar las deudas aumentarán progresivamente, además del constante acoso que recibirás por parte de los acreditadores solicitando el pago lo más pronto posible. Esto puede terminar perjudicando el estado de ánimo propio y de tu familia, incluso desarrollar graves síndromes psicosomáticos de ansiedad y estrés.

7. Empezar de cero

A pesar de todos los problemas que puedan presentarse, es importante que sepas que puedes empezar de cero. Sin embargo, esto implica hacer serios sacrificios en tu vida. Tendrás que detener muchos proyectos que tenías en curso, ya que eso implica hacer inversiones. También deberás vender tu automóvil, quizá cambiar por un hogar que requiera de menos mantenimiento, trasladarte a una zona más económica y por supuesto, estructurar un presupuesto que se acople a tus necesidades y a las deudas que tienes por pagar.

Tener deudas por no pagar tu crédito, no solo te genera problemas con los bancos y acreedores, tu salud también podría estar en riesgo.

Todo en esta vida tiene una solución, así que si te encuentras en una situación desesperada y necesitas ayuda con tu historial crediticio, apóyate en Hispanic Factor y su servicio para recuperar tu crédito. Si quieres comunicarte con ellos, aprender más sobre la economía o te gustaría recibir información personalizada, búscalos en tus redes sociales o comunícate por el número telefónico. Hispanic Factor está a tu servicio.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095

¿Invertir o eliminar las deudas?

No es necesario que manejes tus negocios de manera lineal. Puedes pagar tus deudas e invertir sabiamente.

Esta pregunta es bastante fácil de responder si se piensa de manera lógica, porque lo ideal es tener el mínimo de endeudamiento de créditos y préstamos apenas logramos adquirir dinero adicional pero, ¿realmente nuestro proceso de inversiones y pagos debería ser lineal? Aquí en Hispanic Factor, te explicamos los pasos a seguir para que puedas hacer las dos cosas al mismo tiempo sin morir en el intento.

 

Toda inversión es arriesgada, pero muchas veces puede resultar beneficioso para tu bolsillo hacer una pequeña inversión mientras tengas unas cuantas deudas, ya que podrías obtener mayores ganancias que el dinero que tenías ahorrado.

 

A continuación, te indicaremos qué pasos cumplir para tener el mínimo de riesgos en tu proceso y qué deudas te permitirán hacer funcionar ésta estrategia para subir tu capital.

1. Organiza tus deudas

Reúne toda la información de las deudas adquiridas con los datos pertinentes, como nombres de las empresas o personas a las que pediste dinero con sus respectivas fechas y cifras, el saldo que tengas pendiente de los servicios públicos, pagos mínimos mensuales, pagos a la tarjeta de crédito, hipotecas y todo tipo de préstamo.

 

Esta lista se elabora para luego realizar un inventario de todo lo que has comprado hasta ahora con el dinero que utilizaste y hacer una comparación entre las 2 listas. Conecta las deudas con las compras que hayas realizado, para determinar el valor de cada una, y así pasar a discernir entre las deudas buenas y las deudas malas.

2. Deudas buenas, deudas malas y el fondo de emergencia

Luego de crear tu lista a detalle sobre tus deudas y compras, puedes separar las deudas buenas de las malas. Las deudas malas generalmente se generan por compras hechas con la tarjeta de crédito y son aquellas cosas que no incrementan su valor con el tiempo, que generalmente se invierte en el estilo de vida de la persona, como el entretenimiento, viajes y gastos en el mantenimiento básico en el hogar, como comida y servicios.

 

En cambio, las deudas buenas son aquellas en que las compras que realizamos aumentan su valor al paso de los años, como la compra de una casa o el pago de una carrera universitaria.

 

Invertir es tomar un gran riesgo, pero no por eso debes dejar todo a la suerte. Guarda en un fondo de contingencia una cantidad de dinero considerable para unos 2 o 3 meses de gastos habituales. Esto no solo para inversiones fallidas, sino para cualquier emergencia familiar o médica.

3. Puedes invertir y pagar deudas

Debes comprometerte a ahorrar lo suficiente por un tiempo para pagar las deudas malas que tengas pendientes, y una vez que tu saldo negativo llegue a cero, puedes proceder a invertir en otras cosas mientras conservas las deudas buenas que podrás pagar poco a poco. Además, la inversión que hagas podría resultar mejor de lo que esperabas, para así adelantar el pago de tus deudas buenas y mantener un buen balance en todas tus cuentas de crédito.

4. Considera los riesgos

No debes desaprovechar las oportunidades de inversión, pero debes tener en mente tus obligaciones financieras futuras. Las inversiones de bajo riesgo, como las cuentas de ahorro remuneradas o los bonos garantizados por el gobierno son bastante seguras, pero la rentabilidad puede resultar igual de baja.

 

Es muy diferente a invertir en acciones, que pueden incluso superar las tasas de interés de las deudas de tus tarjetas de crédito. Es decir, mientras mayor sea la cifra de ganancia anunciada, más riesgos pueden correrse al hacer la inversión, y para eso, hay que saber financiar inteligentemente.

Puedes comenzar aprendiendo a ahorrar tu dinero para organizar tus finanzas a nivel personal y empresarial.

En Hispanic Factor esperamos que estos consejos para realizar una inversión mientras tienes deudas pendientes te sean de gran utilidad. Si quieres aprender más sobre cómo manejar tus finanzas e impulsar tu propio negocio, te recomendamos seguir en nuestro blog, conocernos a través de nuestras redes sociales y contactárnos para más información.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095