¿Cómo identificar un mal negocio?

En una era en la que cada día hay más personas cansadas de ser asalariadas, cumplir horarios y trabajar para el beneficio de otros, el emprender se ha convertido en una figura muy común. Desarrollar un proyecto propio y obtener remuneración por él es el sueño recurrente de muchos. Sin embargo, es importante ser precavidos y cuidarnos de un mal negocio. ¿Cómo lograrlo? Descubre más detalles a continuación.

El emprendimiento está de moda

¿Será cierta esta afirmación? El mundo está en constante cambio, así como la sociedad. Anualmente, aumentan las cifras de personas embarcándose en la aventura de iniciar un negocio propio (según el Fondo Monetario Internacional). Cada vez la vida se vuelve más costosa. Además, las personas han aprendido a diferenciar entre desenvolverse en una actividad que no les gusta demasiado laborando para terceros y hacer algo que disfrutan, les apasiona y les genera beneficios personales. Por ello hoy en día vemos a muchos jóvenes y adultos poniendo a volar su creatividad y creando compañías fuera de lo común. ¿Por qué? Pues supieron aprovechar los nichos de mercado y dar vida a sus ideas. 

Aunque no todo es color de rosa: en ocasiones, podemos encontrarnos con un mal negocio y por desconocimiento terminamos realizando inversiones poco o nada productivas. Es importante estar alertas y aprender a identificar un proyecto que, lamentablemente, no tiene futuro.

Señales de alerta ante un mal negocio

La rentabilidad no está clara 

Antes de invertir en cualquier idea propia o de algún tercero, debes evaluar muy bien cuál es la retribución que tendrá para todas las partes. Si no se tiene la forma de medir el alcance, no existen objetivos claros y, en definitiva, no te parece algo seguro; no te crees falsas expectativas ni te dejes influenciar por nadie más. Retírate de manera inteligente y enfócate en otras opciones.

No existen registros comprobables

Si te ofrecen un espacio y no cuentan con los permisos necesarios, por ejemplo, debes irte con cuidado. También podrían invitarte a ser parte de los inversionistas de una empresa, pero si no encuentras mayor información al respecto ni tampoco parece haber interés en proporcionártela, ¡cuídate de una estafa!

Están insistiendo mucho

Si fuese un negocio tan rentable ¿por qué querrían dejar de ganar más por compartirlo contigo? Quizás no se trate de una acción malintencionada. De hecho, esa persona puede estar genuinamente interesada en ayudarte, entusiasmada y tener sus esperanzas puestas en ese proyecto. Sin embargo, la insistencia extrema puede indicar que algo no está bien. De igual manera, aplica para todos los ámbitos: locales comerciales, patentes, entre otros.

No debes trabajar arduamente para obtener ganancias 

No se trata de ser pesimistas pero si todo parece sencillo, debes revisar muy bien cada detalle. Lo fácil no siempre es lo mejor, ni lo más productivo. Cuídate de esas oportunidades “demasiado buenas” que todos desean pero ninguno se detiene a estudiar con lupa.

No te da buena espina

A veces queremos ir por un camino, nos empeñamos en ese y sólo en ese sin detenernos a meditar y pensar en lo que dicta nuestro corazón. Puede sonar trillado y alejado de la realidad, pero nuestra intuición es muy importante para los diferentes aspectos de la vida. Siéntate a conversar contigo mismo y pregúntate: ¿realmente siento que va a funcionar? Si la respuesta es no, aborta la misión de manera inmediata.

Si estás pensando en invertir en un negocio, procura asesorarte con los expertos en la materia. En Hispanic Factor contamos con profesionales de larga trayectoria que te darán los mejores consejos. ¡Ya verás!

Mujer de negocios

Con estos consejos, descubre si el negocio es bueno o es malo para ti y tus finanzas.

______________________________________________________________

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

 

Síguenos