Precio vs. calidad

La adquisición de productos y servicios es un verdadero reto para la sociedad en general. No queremos gastar demasiado, pero tampoco tener que reemplazar el producto por ser poco duradero. La relación de precio vs. calidad es difícil de establecer y no siempre podemos plantearla de la mejor manera. Hoy hablaremos de un tema muy controversial y aprenderemos a priorizar lo realmente importante. ¡Disfruta de este material!

Tomando decisiones acertadas

Hay un viejo refrán que dicta: “Lo barato sale caro”. Hace referencia a esa decisión de compra que nos hace adquirir productos de baja calidad por ahorrarnos algunas monedas que, al final, terminaremos gastando más rápido de lo esperado.

¿Cómo establecer un equilibrio?

Precio vs. calidad, un reto al que nos enfrentamos día a día y en casi todos los aspectos de la vida. Debemos buscar una balanza imaginaria y comparar un beneficio con el otro. Generalmente, nos dejamos llevar por las marcas y su trayectoria en el mercado, y aunque puede ser un punto de partida bastante acertado, no siempre funciona. Algunas compañías de renombre cobran altas cifras de dinero porque ya se encuentran posicionadas. Son una decisión segura en cuanto a calidad y ofrecen garantía ante sus productos o servicios. Sin embargo, también puedes encontrar otras opciones de menor costo y de muy buena calidad.

¿Cómo determinarlo?

Es recomendable ingresar en foros y secciones de comentarios como las de Amazon. Podrás hacerte una visión más amplia e inclinarte por alguna de las alternativas. No obstante, todo dependerá de la cantidad de dinero disponible para invertir y lo que estés buscando en ese momento. Por ejemplo, podrías necesitar unas botas para la nieve para ese viaje inesperado. En este caso, no deseas gastar mucho dinero pues no es un sitio al que irás con frecuencia, tan sólo quieres salir del paso. En cambio, si tu plan es mudarte a un sitio en donde la nevada no falte, es conveniente pensar en la calidad y gastar lo necesario. De esta manera, no estarás comprando zapatos cada mes, ¡así gastarías más!

En esta temática también hay otro punto vital y es el siguiente.

¿En cuáles situaciones se debe priorizar la calidad y no el precio?

En las compras de productos o servicios vitales para tu día a día, para tu descanso, felicidad y buen desenvolvimiento de tus actividades. Aunque esto es relativo y cada quien tiene preferencias distintas, te proponemos algunas opciones en las cuales no debes escatimar en el precio. No se trata de pagar más de lo justo, pero sí de establecer una verdadera relación precio vs. calidad en lo realmente importante.

  • Sitio de descanso: el sueño es vital para la buena salud y el bienestar del individuo. La cama, el colchón y las almohadas son un gasto necesario. Aunque no debes pensar que las más caras serán las mejores, debes pagar lo necesario y cambiarlos cuando se requiera.
  • Medicamentos: sin salud y sin vida no hay nada más. Por esto, toma en cuenta las recomendaciones de tu médico y no busques economía en algo tan importante.
  • Seguro médico: puedes pensar que es un beneficio innecesario y sus costos son elevados pero, ¿no gastarás el doble si no lo tienes? ¡Perfecto! Entonces busca el de mejor calidad y con mejores opciones ante cualquier eventualidad.

Recuerda que analizar precio vs. calidad es vital para tomar una decisión de compra. Tómate tu tiempo y elige la mejor opción. ¡Buena suerte!

Carrito de compras
Hoy puedes descubrir las situaciones donde cada aspecto se debe aplicar

Si tienes dudas ante una inversión, solicita asesoría. El equipo de Hispanic Factor estará complacido de atenderte. ¡Te esperamos!

 

______________________________________________________________

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

 

Consejos para fijar el precio correcto a tu producto

Aquí te mostraremos qué características debes tomar en cuenta para que le coloques el precio correcto a tu producto o servicio.

El proceso de definir el precio o valoración de tu servicio es un proceso complejo que no debe tomarse a la ligera, sobre todo porque existen una serie de variables que el emprendedor debe tener en consideración. Esta relación es acordada principalmente entre la inversión que se haga para producir y la necesidad del consumidor por el servicio. ¿Quieres saber más? Hispanic Factor te invita a que continúes leyendo.

 

Por lo general, el empresario ofrece un precio determinado, que el consumidor responderá de forma positiva, negativa o neutral. Para que esta respuesta sea positiva y tengas cada vez más clientes fijos, te recomendamos seguir estos pasos y así establecer el precio adecuado.

Estudia tu costo y tu margen de ganancia

Dependiendo del tipo de estrategia que siga tu empresa, el precio de tu servicio o producto debe cubrir los gastos en la inversión que debas hacer para manufacturar de nuevo la mercancía. Estos gastos corresponden a la materia prima, insumos, mano de obra, tecnología, alquiler del lugar en donde operen, mantenimiento de equipos, sueldos y todo que se utilice para su elaboración.

 

El resultado que obtengas luego de sustraer el costo de venta al consumidor con el dinero que invertiste por unidad de producto, delimitará el margen de tu ganancia bruta.

Guíate por tu tipo de producto

Este punto es super importante, en especial porque te ayudará a entender cuándo debes hacer descuentos o subir el precio de tu servicio.

  • Si tu producto es de primera necesidad, como alimentos o servicios básicos para la higiene personal, no hay que preocuparse si el precio sube un poco, ya que la demanda no bajaría sus números por ser productos necesarios para el bienestar físico.
  • Si en cambio, trabajas con bienes suntuarios, como accesorios, joyas o carros y subes el precio de tu producto, la demanda desciende significativamente por no ser un servicio esencial para sobrevivir. Por lo que debes analizar bien tu inversión y margen de ganancia.

Piensa en el público al que quieres llegar

Esto se refiere especialmente al estrato socioeconómico al que pertenece la audiencia a la que pretender vender y la frecuencia con la que van a comprar a tu local, o si también vendes por tu página web oficial. También debes tomar en cuenta las veces que han variado los precios y la reacción de los consumidores.

Posiciona tu mercancía

Mantener a tu público contento es fundamental. Por lo tanto, es importante que trabajes en el posicionamiento correcto de tu servicio de acuerdo a las otras necesidades de los clientes. Cuando existen servicios prioritarios o urgentes en torno a tu producto para los consumidores, es posible que la demanda de tu producto disminuya. Puede ayudarte hacer cortas temporadas de descuentos cuando aumente el precio de los alimentos o los días de vacaciones.

Mira lo que hace tu competencia

Fíjate que los precios que definen tus competidores estén por encima o debajo del tuyo y piensa en el porqué. También es crucial que revises diariamente los pros y los contras del precio del producto de tus rivales en el mercado con respecto al tuyo, ya que tiende a cambiar mucho.

Deberás hacer un análisis, dependiendo del tipo de producto y de la estrategia que uses para producirlo y venderlo, antes de fijar el precio.

Cuéntanos si te gustó este artículo y compártelo con personas a las que les pueda interesar. Aprende más con Hispanic Factor sobre el mundo de la economía y sobre todo lo que debes saber para emprender tu propio negocio. Sigue en nuestro blog si deseas saber más y comunícate por las redes sociales o por el número de teléfono si necesitas una asesoría personalizada.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Teléfono: (786) 356-7095