El endeudamiento estudiantil está acabando con el emprendimiento en Estados Unidos

Según señala el portal HBR (Harvard Business Review) las deudas estudiantiles socavan las oportunidades de los millennials a emprender nuevos negocios en los Estados Unidos.

Más de 44 millones de estadounidenses poseen unas deudas estudiantiles de 1.5 millones de dólares que superan, incluso a la de las tarjetas de crédito ($521 mil millones). Esto, junto al decrecimiento de los salarios, ha generado incertidumbre en las generaciones más jóvenes a crear emprendimientos.

Pero, la verdadera razón radica en esto: la mayoría de los graduandos (70%) abandonan la universidad con unas deudas de 29.800 dólares. Y aunque logren conseguir un empleo que les facilite pagar lo que deben, es probable que lo sigan haciendo hasta que cumplan los 40 años, ya que los intereses van creciendo a medida que pasan los años.

Además, si te declaras en impago puedes quedarte sin devoluciones fiscales, sin acceso a la ayuda pública e ir a juicio por la empresa prestamista. Unas consecuencias que le suceden al 22% de los deudores.

No todo es malo

Tras la grave posición en la que encuentra Estados Unidos con la situación estudiantil, la senadora Elizabeth Warren presentará una propuesta para cancelar las deudas “sustancialmente” con 50 millones de dólares a aquellos que tengan un ingreso inferior a $100.000 y 250.000.

Los que posean una entrada de dinero superior a $250.000 no podrán contar con el beneficio prestamista. “El objetivo es reducir la brecha de riqueza entre las minorías y los blancos, eliminando las deudas de más 75% de los estadounidenses”, manifestó la senadora Warren.

La política también prevé otorgar una matrícula gratuita de pregrado de dos a cuatro años en todas las instituciones públicas. Además, desea promover subsidios federales para ayudar a los estudiantes con los gastos de libros, alojamientos y comida.

Por su parte el presidente Donald Trump mencionó que “su administración está buscando las formas de reducir las deudas y hacer que las escuelas asuman más riesgos”.

Propuesta de las empresas

Algunas compañías están ideando planes para otorgarle al trabajador estabilidad y libertad de elección. Esto con el fin de ayudarlos con las deudas estudiantiles. 

Empresas como Aetna o Penguin Random House ofrecen asistencia a sus empleados entre 1500 y 2000 dólares por año en pagos de préstamos estudiantiles, al vincularse con plataformas de beneficios para trabajadores (Gradifi y Tuition.io). Esto es un patrón que seguramente se extenderá a más organizaciones, a medida que se den cuenta que los salarios como tal no cubren los costos de una educación universitaria.

Si estos programas logran convertirse en algo rutinario, con el tiempo podrían cambiar el sentido de desconfianza de los millennials y las siguientes generaciones, en cuanto a las innovaciones y la tolerancia al riesgo para emprender.

Si deseas leer más contenido de este ámbito, te invitamos a visitar nuestro sitio web y redes sociales:

Los emprendimientos en Estados Unidos estan enfrentando un declive, ya que son pocos los jóvenes que se atreven a emprender debido a sus deudas estudiantiles.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

5 Tips para que tu Vida Universitaria Resulte más Económica

La universidad es la etapa más importante de la vida, pues es aquí donde aprendes las lecciones que te servirán para tu carrera como profesional el resto de la vida. Pero como es la más importante, también resulta ser la más costosa. Entre libros, copias, salidas a fiestas, entre otros, resulta ser más caro de lo que esperabas. Pero para todo hay solución, así que lee este artículo y sigue estos sencillos tips que harán más fácil esta etapa de tu vida.

  1. Considera el subsidio: Sabemos que todo universitario tiene gastos un tanto innecesarios de vez en cuando: Comida chatarra, compras compulsivas de ropa y accesorios y otros objetos que, de verdad, no son tan esenciales. Por esto, un subsidio  resulta una buena idea, ¿no es así? Al inicio de cada mes, separa la cantidad de dinero en efectivo que consideres aceptable para esos “caprichos”, cuidando que no interfiera con el dinero destinado para tus gastos estudiantiles. La idea es que no uses tarjetas de crédito o débito para estos gastos y que logres controlarlos según tus posibilidades económicas. Date un gusto, pero limitado.

 

  1. Haz listas: No vayas al supermercado sin un plan de compras. Averigua lo que quieres y resulta primordial para la comida, para que no termines llenando el carro de compras con galletas y dulces. Esto, además, es una estrategia para comprar comida saludable. Esto aplica para los artículos de uso personal y con la ropa que deseas comprar o que en realidad necesitas.

 

  1. Busca librerías económicas: Comprar libros en la tienda de la universidad es, generalmente, muy caro. Primero, consulta con tu profesor si permite usar una edición anterior del libro o si hay alternativas de editoriales. Actualmente, existen tiendas en línea o grupos en redes sociales en los que puedes encontrar el libro que buscas a precios considerablemente más económicos. También, aprovecha para darte una vuelta por la ciudad y buscar librerías baratas y asistir a ferias de libros.

 

  1. Separa tu dinero: Toda persona tiene gastos fijos mensuales, por ejemplo: artículos personales y de limpieza, gastos del hogar, libros, comida, entre otros. Calcula el gasto aproximado y guarda el efectivo, por separado, en un lugar seguro y no toques esos fondos a menos que sea una emergencia. Hay gastos que no serán los mismos cada mes, por lo que si dejas acumular tus fondos guardados, después de un tiempo tendrás dinero ahorrado para gustos, inversiones y emergencias.

 

  1. Consigue un trabajo de medio tiempo: Así tengas o no la necesidad de trabajar, esta es muy buena alternativa para tener más ahorros destinados para ocio y emergencias. Un empleo de medio tiempo o menos que eso, preferiblemente cerca del campus de tu universidad o relacionado a tu carrera, te permitirá cubrir con gastos realmente necesarios. Eso sí, el trabajo no debe interferir con tus clases y mucho menos hacer que descuides tus asignaciones.

Enfocarte en tus calificaciones es muy importante, ya que esto te ayudará a tener un currículo más apto para conseguir trabajo. Si necesitas ayuda en tu recorrido por la universidad, te recomendamos que contactes a Hispanic Factor, una empresa que pone a tu disposición un grupo de personas capacitadas para brindar atención personalizada a hispanos en los EEUU. ¿Qué esperas para crecer en este país?

Los gastos de la universidad no tienen por qué ser una pesadilla. Todo es cuestión de organizarse.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Telefono: 1 800 991 0940

Fax: 1 800 650 3298

Hispanicfactor.org

Estudiar en EEUU: ¿Cómo Lograrlo?

Si bien es cierto que no existe edad destinada para emigrar, muchas de las personas que emigran en familia, solos o con su pareja, están en la edad adecuada para estudiar y EEUU cuenta con varias universidades reconocidas mundialmente por su calidad educativa. Estudiar en el país es uno de los objetivos más codiciados para cualquier estudiante con visión internacional, la experiencia es increíble y provechosa en sobremanera, pero se deben cumplir ciertos requisitos, como el dominio de inglés americano. Si quieres saber cómo lograr estudiar en Estados Unidos, sigue leyendo este artículo.

El primer paso que debes seguir es aplicar, en línea, en la universidad donde deseas estudiar. Posteriormente, contactar a la institución para confirmar que la información sobre tu inscripción haya sido registrada en la base de datos. De otro modo, las visas para estudios no serán procesadas.

Existen dos tipos de visa para estudiantes:

Visa F-1 para estudios académicos o de idiomas: Esta es la visa más común. Con esta visa se puede estudiar en instituciones de educación superior o realizar cursos largos de idiomas. Se deberá tomar clases únicamente en la institución específica que aprobó la solicitud, aunque se puede autorizar el cambio de carrera o universidad notificando debidamente a las autoridades de inmigración. Sólo se permitirá trabajar dentro de las instalaciones de la universidad y para entrenamiento práctico o pasantía. Esta visa tiene una duración igual al tiempo estimado que tomará el programa de estudios.

Visa M-1 para estudios vocacionales: Esta visa se obtiene cuando una persona desea cursar estudios no académicos o en áreas de oficios de trabajo que requiere un mercado laboral. A diferencia de la visa F-1, el estudiante no podrá realizar cambios de ningún tipo. Esta visa se autoriza por un máximo de un año.

Ambos tipos de visas permiten viajar y permanecer en el país en compañía de familiares directos (padres, cónyuges e hijos), a quienes se les otorga una visa F-2 o M-2. Sin embargo, los acompañantes no podrán trabajar durante su estadía.

Los trámites de solicitud de la visa de estudiante deben gestionarse directamente ante las autoridades consulares de EEUU.

Lo primero que debes hacer es tener una carta de aceptación de una casa de estudios que cuente con la aprobación del gobierno estadounidense para recibir estudiantes extranjeros. Luego de aplicar para varias universidades, facilitando tus datos personales y explicando tu solicitud, las universidades enviarán un paquete de solicitud de admisión, el cual, entre otras cosas, consta de la planilla I-20, la cual debe ser entregada a la Embajada de los Estados Unidos con todas las copias de los documentos solicitados por la casa de estudios.

Debes tener muy en cuenta que toda la información personal que facilites debe ser meramente sincera, ya que ésta proporcionará a las autoridades de admisión los elementos necesarios para obtener tu perfil como persona y no sólo como estudiante.

Asimismo, debes contar con una carta de exposición de motivos en la que se debe explicar el porqué se desea ingresar a esa universidad. Este texto es una buena oportunidad para describir las ventajas que esa universidad ofrece, vinculándolas directamente con tus capacidades académicas y habilidades personales que deben ser suministradas como información personal. Es muy recomendable adjuntar un currículo con los estudios cursados anteriormente.

La mayor parte de las universidades exigen tres cartas de referencia personal y académica. Se debe contar con pasaporte vigente. El dominio del idioma inglés también es esencial para cursar estudios superiores, lo que permite al estudiante entender las clases que serán impartidas. Deberás suministrar el nombre y datos principales de la persona u organización que se hará cargo de tus gastos de estudios. Este es el momento de solicitar ayuda financiera a la universidad, si esa es tu intención, ya que las instituciones universitarias pueden ayudarte mediante becas estudiantiles, siempre y que cumplas con los requisitos que cada universidad solicita.

Estudiar en EEUU trae un sinfín de beneficios, pues este país está catalogado como uno de los que mayor nivel académico tiene. Si necesitas más información, puedes contactar al equipo de Hispanic Factor, quienes están plenamente capacitados para brindarte la ayuda que necesitas como hispano en Estados Unidos. ¡Da el primer paso!

Tener una carrera universitaria es de mucha ayuda al momento de conseguir un trabajo bien remunerado.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

14750 SW 26TH ST, SUITE 203, Miami, FL 33185

Telefono: (786) 356-7095

Hispanicfactor.org